Pecados y Virtudes

Hoy voy a empezar  una serie de artículos a cerca de los pecados capitales y las virtudes para solucionarlos, para ello he ido recopilando cuentos, anécdotas y leyendas para que podamos entenderlos mejor.

Los pecados capitales tienen sus inicios en el catolicismo, todos los escritores religiosos (Cipriano de Cartago, Juan Casiano, Columbino de Lexehuil, Alcuino de York) en un principio enumeraban ocho pecados capitales. El numero siete fue dado por el papa  Gregorio Magno (540-604 d.c.) también conocido como Gregorio l, el sexagésimo cuarto papa de la iglesia católica, él sacó de la lista a “la tristeza” porque considero que es una forma de pereza y  los teólogos de la Edad Media estuvieron de a cuerdo.

El término “capital” (de caput, capitis, cabeza en latín) no se refiere a la magnitud del pecado sino a que da origen a muchos otros pecados de acuerdo a santo Tomas de Aquino.

 

“Un vicio capital es aquel que tiene un fin excesivamente

deseable, de manera tal que en su deseo, un hombre comete

muchos pecados, todos los cuales se dicen son originados en aquel

vicio como su fuente principal.(…)Los pecados o vicios capitales

son aquellos a los que la naturaleza humana caída esta principalmente

inclinada.(Tomas de Aquino)”

 

En los artículos siguientes vamos a ir viendo con más claridad cada uno de ellos y la forma de combatirlos, recordando que somos humanos y que cada uno de nosotros se puede equivocar pero que también puede rectificar ese error y ahí es donde nace el aprendizaje y una nueva persona, nadie es malo del todo ni bueno del todo, solo es que a veces tomamos las decisiones incorrectas.

Buscando información en el Internet encontré este cuadro que nos muestra por un lado el pecado pero por el otro la virtud que debemos descubrir y desarrollar para aprender a ser mejores persona, y si lo pensamos bien vamos a ver que a pesar de los años que han pasado desde que los teólogos los describieron por primera vez,  aun en este siglo siguen vigentes y actuales.

 

Pecado Virtud
Soberbia Humildad
Avaricia Generosidad
Lujuria Castidad
Ira Paciencia
Gula Templanza
Envidia Caridad
Pereza Diligencia

Quiero terminar este artículo con una frase de Santo Tomas de Aquino…

“Un hombre tiene libre elección en la medida en que es racional. Santo Tomás de Aquino.”

Me despido hasta la proxima y espero leer sus comentarios y opiniones. Gracias. Nilda

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: